Conferencias

Microbiota intestinal: influencia de la nutricion

Gabriela Perdigon, Carolina Maldonado

Universidad Nacional de Tucumán. Tucumán, Argentina

Introduccion. El tracto gastrointestinal es uno de los ecosistemas más activos microbiológicamente, conteniendo una gran masa de bacterias (coexisten más de 400 especies) y levaduras . La microbiota intestinal está en un continuo y cerrado contacto con las células inmunes y esa interacción es esencial para iniciar y prevenir una respuesta inmune y/o una inflamación intestinal. La microbiota intestinal está implicada en numerosas funciones del huésped como. Funciones Metabólicas ,efecto barrera para prevención de infecciones , vascularización, homeostasis ósea y desarrollo del Sistema Inmune. El buen funcionamiento del Sistema Inmune es la clave para mantener un buen estado de salud. Objetivos Explicar cómo las bacterias comensales inducen activación del Sistema Inmune Mucoso (SIM). Desarrollo: Para entender la influencia de la microbiota en el sistema inmune es necesario un muy buen conocimiento del funcionamiento de este sistema inmune, el cual a su vez también estará influenciado por los distintos nutrientes que ingresan con la alimentación. Cabe preguntarse ¿cómo estos antígenos carentes de factores de virulencia pueden y activar/regular al SIM? ¿Cuáles el papel de las bacterias Gram (+) y Gram (-) en la estimulación inmune?. Se sabe que las bacterias de la microbiota no interactúan con la célula epitelial intestinal sino que permanecen adheridas a la capa de mucus que recubre al epitelio intestinal, en nuestro grupo estudiamos en forma comparativa bacterias comensales Gram (+) y Gram (-) en la inducción de activación/regulación del SIM a nivel intestinal. Por otra parte es importante destacar que a nivel de mucosa intestinal se desarrolla el proceso de tolerancia inmune oral, evitando así la respuesta frente a la microbiota y a los alimentos .El efecto mas importante atribuído a la microbiota es en el proceso de tolerancia oral. Se conoce que la microbiota intestinal participa también en la respuesta sistémica En lo que respecta a la influencia de los nutrientes que ingresan con la alimentación, como los péptidos producidos durante la fermentación de algunos alimentos con microorganismos como las leches fermentadas o yogur tienen influencia sobre el SIM manteniendo el nivel de la inmunoglobulina IgA. Diferentes estudios en modelos experimentales demuestran que el consumo de yogur o leches fermentadas puede modular el Sistema Inmune Mucoso y mantener un estado de vigilancia inmunológica lo que le permitiría al huésped una mayor resistencia frente a infecciones. Todos los constituyentes de una dieta completa en su calidad nutricional son muy importantes ya que los carbohidratos y proteínas contribuyen en el crecimiento de la microbiota intestinal y a la diversidad de la misma También se demostró que bajo niveles de carbohidratos y altos niveles de proteínas lentifican el tránsito intestinal produciendo sobrecrecimiento de algunas poblaciones microbianas,dolor de cabeza, insomnio. Con el envejecimiento se aumentan las poblaciones microbianas relacionadas con los mecanismos de putrefacción, lo que aumenta el riesgo de patologías intestinales por las aminas procarcinogénicas que se liberan. Por otra parte se altera el funcionamiento de Sistema Immune Mucoso. Conclusiones: La microbiota normal juega un papel preponderante en salud. El perfecto equilibrio entre las poblaciones microbianas condiciona el funcionamiento del SIM (activación / regulación ) y el estado de salud del huésped.

Referencias: Fate, activity, and impact of ingested bacteria within the human gut microbiota. Muriel Derrien and Johan E.T. van Hylckama Vlieg* :Trends in Microbiology 2015. The gut microbiota- masters of host development and physiology. Felix Sommer and Fredrik Bäckhed: Nature Reviews Microbiology February 2013; doi:10.1038/ nrmicro2974. Craig L. Maynard, Charles O. Elson, Robin D. Hatton and Casey T. Weaver. Reciprocal interactions of the intestinal microbiota and immune system. Nature 2012; 4 8 9: 2 3 1-241. doi:10.1038/nature1 1551.